Bayly no es el problema

Bayly alborota sobre todo a los políticos mediocres

Por: Alfonso Baella Herrera

Creo que todavía es muy prematuro tratar de responder a la pregunta si Bayly será candidato o Presidente. Falta mucho “pan por rebanar”. Bayly es un peruano inteligente y a pesar de lo mucho que algunos le critican yo rescato, por lo menos, su autenticidad. De Bayly sabemos mucho más que de todos los políticos juntos. Ahora de ahí a ser Presidente hay una distancia muy grande.

Lo que sí es que los peruanos no debemos permitir la corrupción ni el robo. El pragmatismo de “hago 3 obras pero a mi bolsillo va una”, no debe ser, no puede ser. Nuestra sociedad no puede aceptar que las cosas sean así. No puede.

Si permitimos eso nuestro país se va a ir al despeñadero. La corrupción socava una sociedad y la convierte en un mercado sórdido. Si hay algo que nos ha detenido a los peruanos durante décadas ha sido la corrupción alentada por malas autoridades, pero estimulada, cuando no consentida, también por malos empresarios o ciudadanos que creen que “así es el Perú compadre”.

No puede ser. Hay que sacudirnos.

Por eso tengo la impresión que la gente ve en Bayly también una forma de protestar por esa casta de malos políticos de cuello y corbata, o por los otros, los que dicen que están con el pueblo y que al parecer están pero con su bolsillo. Un sistema corrupto termina siendo siempre un salto al vacío y por lo tanto insostenible e insoportable para una democracia.

El pueblo, tarde o temprano,  termina pateando el tablero porque nadie quiere vivir en una cloaca.

Bayly dijo el domingo pasado algo aterrador: “he trabajado toda mi vida y tengo mucha plata, pero es mi plata, de mis libros, de mis programas de televisión, de mi trabajo…” ¿cuántos políticos tragaron saliva, cambiaron de canal, miraron el techo o se pusieron a silbar? ¿Cuántos políticos candidatos a alcaldes o presidentes o parlamentarios pueden decir que lo que tienen ahora es producto sólo de su sueldo y no de arreglos bajo la mesa?

Bayly ha traído de bueno reflexiones como esa. Por eso quizá haya gente que lo insulta, que lo quiere ridiculizar o que se detiene en lo anecdótico y no ve, o no quiere ver, lo que es necesario ver en su discurso. Bayly está moviendo la conciencia de mucha gente y sobre todo de muchos jóvenes que se resisten a creer que “el país va a seguir así siempre compadre, olvídate”.

No se trata de tener el mejor PBI del continente ni los ratios más lustrosos porque ese crecimiento también puede ocultar esa enorme miseria moral que tenemos que cambiar. Yo tengo tres hijos menores y no quiero que esto siga así, me desespera pensar que nos estemos acostumbrando a vivir respirando lo que veo en televisión todos los días. Escándalo tras escándalo, vergüenza tras vergüenza o peor aún, sinvergüenza tras sinvergüenza.

Creo que hay mucho que reflexionar y no tirarle piedras a Bayly porque él no es el problema.

Alfonso Baella Herrera
www.baella.com

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Google Buzz
  • LinkedIn
  • Tumblr
  • Yahoo! Bookmarks
  • E-Mail

Leave a Reply