DE PRIMER MANDATARIO A PRIMER AGITADOR DE LA NACIÓN

Nuevos audios, de la misma reunión del 24 de Julio entre el presidente Vizcarra y los anti mineros violentistas, se conocieron en la tarde de ayer. Los audios audios son contundentes de la maquinación entre el mandatario y los dirigentes del paro en Arequipa.

Las frases más importantes dichas por el presidente son las siguientes:

– “Nosotros aquí no queremos imponer el proyecto minero. (…) Queremos hacer ese proceso para que finalmente la posición de ustedes se revierta y finalmente se caiga (la licencia). Encontremos la salida”

– “Lo que hay que hacer es revertir, pero revertirlo también administrativamente. ¿Con qué? Con la medida (recurso de revisión) que presenta el gobernador (Elmer Cáceres Llica) (…) Vayamos juntos. O sea, las posiciones técnicas que ustedes tengan las respaldo para ver y fortalecer”

– “Si en un mes ven que yo no cumplo, hagan una medida radical”

Recordemos que el Premier, Salvador del Solar, dijo que no había ninguna frase del presidente en la que manifestara su voluntad contra el proyecto Tía María. Los audios que se conocieron ayer no admiten duda. El presidente Martín Vizcarra conspiró en contra del proyecto minero y complotó para dejar sin efecto la licencia de construcción. Esa maniobra la hizo a espaldas de la población luego del ultimátum que el gobernador de Arequipa le lanzara públicamente.

El presidente quería que se “caiga” la licencia y para eso no dudo en enviar a cientos de efectivos policiales a enfrentarse a los piquetes de “espartambos” que atacaron a pedradas a la policía, mientras bloqueaban carreteras y líneas férreas. Vizcarra puso en riesgo la vida miles de personas, acaso buscando algún muerto para justificar su deseada “caída”.

A estas alturas y luego de este segundo audio, resulta insostenible la posición del presidente Martín Vizcarra. El jefe supremo de la fuerzas armadas no puede aliarse con quienes atentan contra el estado de derecho, contra la vida y la tranquilidad de miles de familias que nada tienen que ver con los acuerdos secretos que tramó con los violentistas.

La renuncia voluntaria e inmediata, ahorraría a todo el país un espectáculo de mayor degradación de la institución presidencial. El presidente debe comportarse como tal aunque sea en el último acto de su vergonzosa administración.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Google Buzz
  • LinkedIn
  • Tumblr
  • Yahoo! Bookmarks
  • E-Mail

Leave a Reply