El impacto de los “nativos digitales” en la política

 

Los “nativos digitales” son más que una nueva raza o grupo social. En realidad parecen un nuevo paradigma y son ya prácticamente una nación con leyes, líderes y sobre todo poder.

El término fue acuñado por Marc Prensky (2004) en su ensayo The emerging online life of the digital natives: what they do differently because of technology, and how they do it (La emergente vida en línea de los nativos digitales: qué hacen de manera diferente debido a la tecnología y cómo lo hacen) y hace referencia a quienes han crecido con Internet y sienten atracción por todo lo relacionado con las nuevas tecnologías.

Satisfacen sus necesidades en ese medio. Absorben rápidamente, consumen datos de múltiples fuentes, buscan respuestas instantáneas y permanecen comunicados permanentemente. Forman parte de una generación que ha crecido inmersa en las Nuevas Tecnologías de Información y Comunicaciones, TICs, desarrollándose entre computadoras, videojuegos y todo tipo de adminículos digitales, convirtiendo los celulares, el Internet, el email y la mensajería instantánea en parte integral de sus vidas y en su realidad.

Aprenden entre redes sociales, blogs, buscadores, reproductores de video, descargas de música y juegos y más juegos. Manejan la simultaneidad de canales, tareas, conversaciones, objetivos y navegación. Trabajan en red y deciden instantáneamente. El mundo y el entorno digital no lo han aprendido porque siempre estuvo ahí, con ellos y casi casi dentro de ellos, en su mente y cuerpo. No usan manuales, sólo las puntas de sus dedos y están también aprendiendo que pueden hacer mucho más que lo que la gente mayor cree.

Generacionalmente los “nativos digitales” pueden ubicarse hasta los 30 años. Es decir, están en ese grupo quienes nacieron a principios de la década de los 80 y en adelante. Sus lideres más importantes están ubicados entre los 25 y 30 años, y son los fundadores de las nuevas ciberplataformas como Facebook, Google, Twitter, Linked in, Sonico, Flickr, etc. que manejan cientos de de millones de usuarios en todo el planeta.

Hasta aquí parece interesante lo que describimos pero lo realmente importante podría estar en otra perspectiva: En la de su participación en política. ¿Cómo hacer para aprovechar estas condiciones y esa realidad para mejorar o cambiar la política? ¿Cómo incorporarlos? ¿Qué impacto tendrán en la formación y toma de decisiones?

Sin duda es necesario atraerlos para cambiar le dinámica comunicacional dentro de los partidos o agrupaciones políticas. Es muy posible que la actual forma esté por colapsar. Muchos movimientos con años y, más aún, los que tienen décadas, acusan serios problemas en su interior. Hay tedio, cansancio, saturación de líderes y de ideas. La forma en que la política tradicional manejó la comunicación es cuestionada seriamente por las bases. Todavía hay quienes creen que guardar u ocultar información es tener poder cuando está claro que hoy día es exactamente al revés. Hay que cambiar y renovarse para romper viejos esquemas. El camino puede ser uno que lleve a hacer exactamente lo contrario a lo que están acostumbradas “las viejas glorias” de la política.

Hay que bajar al llano, ser humildes, personalizar los mensajes, interactuar en los mismos medios digitales, promover la creación de contenidos de valor entre los interesados, compartir la gestión política con los activistas, cambiar la verticalidad por la horizontalidad, trabajar con la micro segmentación para conocer los detalles de los problemas pero sobre todo para encontrar las soluciones que la gente quiere, reducir el ruido en el proceso de comunicación y convertir la política en una expresión inteligente basada en, precisamente, comunidades virtuales inteligentes.

Los “nativos digitales” son una fuerza difícil de medir aún. Las sendas movilizaciones contra las Farc y Chávez, nacidas de las redes sociales, son apenas una pequeña muestra de su poder. Esos movimientos nacieron en segundos y se expandieron globalmente congregando a millones de personas.

La política va a cambiar pronto, sin duda, quizá con uno o cien clics, pero va a cambiar.

Alfonso Baella Herrera

www.baella.com
www.youtube.com/alfonsobaella
www.facebook.com/alfonsobaella
www.yoquieroserpresidente.org

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Google Buzz
  • LinkedIn
  • Tumblr
  • Yahoo! Bookmarks
  • E-Mail

Leave a Reply