HOY PUEDE SER UN DÍA PARA LA VERGÜENZA

Hoy día, Miércoles 17 de Julio del 2013, debería ser la oportunidad para que el Congreso de la República salde alguna de las numerosas deudas que tiene con la ciudadanía. Hay una enorme chance para que este importante poder del Estado emerja del inframundo y se eleve sobre si mismo devolviéndonos la fe y la esperanza en los partidos políticos, en los líderes que los conforman y en la institucionalidad democrática que tanto debemos proteger.

 

La elección de los miembros del Banco Central de Reserva, Tribunal Constitucional y la Defensoría del Pueblo no es un tema menudo. Acaso sea, debido a la coyuntura, una de las votaciones más importantes que este Congreso ha tenido en sus manos. La repercusión de la misma, por lo tanto, no se verá sólo en las instituciones aludidas; sino que definirá, precisamente, si esos partidos y esos líderes son capaces de actuar con responsabilidad definiendo qué tipo de nación debemos tener. Es decir, lo que ocurra en el Congreso nos permitirá saber si podemos tener fe en el presente y futuro.

 

Las implicancias de lo que hoy ocurra en el Pleno serán también económicas y sociales. Pero más lejos aún, contribuirán a la estabilidad, al equilibrio y a la solidez del sistema político o, generarán inestabilidad, frustración y desesperanza. Esa votación no se circunscribe a los puestos que serán consagrados; el impacto y el mensaje se extenderá más allá del recinto parlamentario y por lo tanto la responsabilidad va también hacia los líderes políticos que compitieron en la elección presidencial del 2011 y que llevaron a esos congresistas al poder. El problema no es sólo de los congresistas; es de todos.

 

Ollanta Humala, keiko Fujimori, Pedro Pablo Kuczynski, Alejandro Toledo y Luis Castañeda Lossio y además quienes los acompañaron en sus alianzas electorales tienen también, hoy día, una enorme responsabilidad en lo que va a ocurrir. Nadie puede sustraerse.

 

Si como parece triunfa la miseria, la mezquindad y la torpeza habremos perdido todos los peruanos. Si esa votación se convierte en una vergonzosa repartija de puestos para, una vez obtenidos, chantajear a los opositores políticos, no sólo el Congreso tendrá responsabilidad.

 

Esta es una hora extraña. La circunstancia es extraña. Veremos de qué madera está hecha no sólo la oficialista mayoría numérica sino la oposición minoritaria. Pero veremos también qué lideres están a un lado y al otro y cuál su estatura en esta hora decisiva. Lo que sí, hoy puede ser un día para el orgullo o para la vergüenza nacional.

 

Publicado por Expreso el 17 de Julio del 2013

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Google Buzz
  • LinkedIn
  • Tumblr
  • Yahoo! Bookmarks
  • E-Mail

Leave a Reply