LA TEORÍA DE LA RELATIVIDAD ETICA

Los escándalos de los gobiernos regionales no dejan de llamar la atención. Diecinueve de los veinticinco presidentes regionales están procesados. Hay tres mil denuncias por parte de la Contraloría General de la República pero sólo cuatrocientas sentencias y apenas una veintena de funcionarios encarcelados. No deja de sorprender ver secretarios y jueces metidos en la colada. Tampoco que el ex Fiscal de la Nación y el nuevo, hayan mantenido vínculos con las mafias que se supone debían perseguir. Y en el Congreso –territorio donde imperan y operan una mayoría, pero de impresentables- se esfuerzan por dejar en claro que siempre hay un escalón más abajo en la dignidad y en los principios.

 

Es ilustrativo el caso de una ex voleibolista, y ahora congresista de la mayoría nacionalista, que nos hace sentir vergüenza por tratarnos poco menos que de tarados al hacernos creer que le asistió un repentino e incontrolable deseo por fiscalizar un colegio nacional donde “casualmente” había un aviso que la empresa de su novio, con el que viaja por todo el mundo, quería renovar. Primero negó haber ido al colegio y luego nos enteramos que fue a ese, y a otro más. Igualmente el escandaloso señalamiento que hacen mineros ilegales de haber pagado a otro congresista, nada menos que ex presidente del congreso y, por supuesto, nacionalista también, decenas de miles de dólares a él y cientos de miles de soles, antes de la segunda vuelta presidencial del 2011, dirigidos a la hoy primera dama y presidenta del partido de gobierno.

 

Y si creemos que estas son excepciones el congresista Teófilo Gamarra, otro nacionalista vocero del partido de gobierno, declaró vía RPP, que la ética es relativa: “Lo que por ejemplo puede ser no ético en Perú, puede ser ético en otro país. En realidad, la ética es relativa. No hay una regla general”. Más claro, imposible.

 

La bancada nacionalista, dirigida y coordinada por Nadine Heredia -según congresistas oficialistas, ministros de estado y el propio presidente- es a estas alturas la autora intelectual de esta nueva “teoría de la relatividad ética” donde para la pareja presidencial, familiares, sus amigos y partidarios no existen delitos, ni inmoralidades sino y en todo caso, pecadillos relativos o veniales, siempre exagerados por la oposición, los medios y las redes sociales. Sobre estos tres casos Nadine, la que según todas las encuestas gobierna el Perú, sólo guarda silencio.

 

El médico y biólogo francés, Alexis Carrel ha escrito que “El sentido moral es de gran importancia. Cuando desaparece de una nación, toda la estructura social va hacia el derrumbe”. Es cierto y lo estamos comprobando. Si la cabeza no funciona, nada funciona. Si el líder no lidera, no hay rumbo ni destino. Si quienes deben ser morales, no lo son, estamos en serios problemas. Es indispensable, por eso, hacer reflexionar al oficialismo y al gobierno; hay que recuperar el sentido de la correcto, lo decente y lo ético. Lo peor que podemos hacer es aceptar relativizar la moral de nuestra nación.

 

Por: Alfonso Baella Herrera

Publicado en Expreso el 11.6.14

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Google Buzz
  • LinkedIn
  • Tumblr
  • Yahoo! Bookmarks
  • E-Mail

Leave a Reply