LA VERDAD OS HARÁ LIBRES

El evangelio de Juan 8:32 nos muestra la emblemática frase con la que he titulado esta columna. Por siglos ha servido para la reflexión –de débiles y poderosos– sobre el valor de la verdad, sobre su fuerza y sobre su poder. La verdad eleva, consagra y libera del pecado que es la mentira.

 

 

En las últimas semanas –y, en realidad, desde que asumió el mando como jefe de Estado– el presidente Ollanta Humala ha mantenido un aura de misterio, un aire de indefinición y un carácter ciertamente ambiguo cada vez que la prensa le ha pedido precisar, disipar las dudas y, finalmente, aclarar si piensa en una reelección presidencial y, más precisamente, si él y su esposa están trabajando para convalidar una candidatura que continúe, en la persona de cualquier de ambos, con el gobierno que empezó el 28 de julio del 2011 y que debe terminar constitucionalmente el 28 de julio del 2016.

 

 

Cada entrevista, presentación y oportunidad en que ha podido zanjar el tema ha preferido decir que no está en la agenda, en su cabeza o en sus planes presentes.

 

 

Esta situación errática, ambivalente e insólita constituye quizá el problema central en el que está sumido el presidente, la pareja presidencial, el gobierno y, como consecuencia de ello, el país. Lo que ocurre es, a todas luces, de tal gravedad que genera no sólo preocupación y desconfianza en los ciudadanos y sus familias, sino que pone en duda a los inversionistas, locales e internacionales, pone en guardia a la oposición y genera una creciente incertidumbre.

 

 

No es posible que, en esto también, el presidente considere que puede guardar silencio y dejar flotando tamaña cuestión. Tampoco es posible que la primera dama, la mujer más influyente en él, aparentemente apoye esta posición. No le hace bien al país estar sumidos en esta discusión porque nos distrae, a todos, de aquello en lo que debemos estar pensando; es decir, en ayudar al gobierno –cada uno desde su posición– a avanzar en las tareas de reducción de la pobreza, modernización del Estado y promoción de la inversión.

 

 

Todos debemos apoyar el presidente y al Gobierno, pero es difícil comprometerse sin saber si es por el país o por un proyecto de reelección conyugal que a la larga o corta, vulnerado el Estado de Derecho, terminará por autodestruirse. Si el gobierno busca unidad, apoyo y consenso debe ser, por encima de todo, transparente.

 

 

Si estos son sólo rumores y si no existe tal plan de ilegal reelección, ¿por qué no decirlo al país?¿Por qué no aclarar que lo que parece, en realidad, no es?¿Por qué no, en suma, decir la verdad, si esta sólo ayudará a bajar la tensión política?

 

 

La verdad libera siempre. Esa es la enseñanza bíblica que por siglos ha iluminado y seguirá iluminando los senderos de los hombres y mujeres. La mentira siempre es efímera y termina siendo una cárcel de la cual no se puede escapar indemne.

 

Alfonso Baella

Publicado en del Diario Expreso. Lima, 24 de Abril del 2013

 

 

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Google Buzz
  • LinkedIn
  • Tumblr
  • Yahoo! Bookmarks
  • E-Mail

2 Comments

  1. panchocristal says:

    ¿ por que ser tan ingenuos? , dejen de hacerse preguntas cuyas respuestas son obvias y empiecen a combatir al aspirante a dictador ó despues lo van a lamentar.

  2. panchocristal says:

    como pienso que no me van a publicar este post, como fue con los anteriores que envie, escribire este con todas sus letras.
    Hoy en el programa de Enrique Castillo, hablo el presidente de Cofiep el sr. Garcia Miro y lo hizo como hablan los hombres, le dijo al gobierno todo lo que habia que decirlle, ojala lo hayan visto muchos, sobre todo los politicos y hombres de prensa para que emulen a este sr. , un verdadero hombre , lamentablemente , hasta ahora el unico, porque los demas solo han sido unos maricones de mierda.

Leave a Reply