MUCHO AYUDA EL QUE POCO ESTORBA

El dicho popular: “mucho ayuda el que poco estorba” cabe como anillo al dedo con Dacia Nena Escalante, la –todavía- todopoderosa funcionaria, Jefa de la Oficina Nacional de Gobierno Interior (ONAGI), nombrada por el presidente Ollanta Humala, que dispone de puestos públicos, remuneraciones, presupuestos y premios a su sola discreción. Ocurre que a estas alturas, ella y su cargo, arrinconan al gobierno.

 

Por un lado está el uso de fondos públicos para reconstruir las inexistentes bases del Partido Nacionalista. Escalante dispuso, por ejemplo, de S/.430 mil de recursos de los premios no cobrados —que administra esta entidad y que debieron ser empleados con fines sociales— para comprar 2 mil canastas navideñas para ser repartidas entre los trabajadores y funcionarios. Escalante ha dicho “Hay que tomar en cuenta que el trabajador tiene que estar motivado para laborar y no podemos ser indiferentes ni insensibles”.

 

Además está la sujeción de los gobernados a participar en actividades del partido de gobierno. Recordemos lo ocurrido el 27 de Enero en la “espontánea” manifestación en el patio de Palacio de Gobierno con el pretexto de la celebración del fallo de La Haya, o el 27 de Junio del 2013 para festejar el cumpleaños del presidente Humala, o el 29 de Octubre del 2012 para celebrar también el aniversario del Partido Nacionalista. Todo esto ordenado por Escalante.

 

Finalmente está el cobró de S/.29 mil soles por concepto de “compensación vacacional” 2011 y 2012 además de sus vacaciones truncas del 2013 que según expertos es cuestionable y hasta ilegal, y que ha originado que el Ministerio Público abra investigación en las últimas 48 horas.

 

En pocas palabras estamos viendo el aparato estatal para beneficio del partido que está en el poder. Si eso ocurrió antes, en nuestra historia, estuvo mal. Pero este gobierno, que ofreció precisamente “honestidad para hacer la diferencia”, debió cambiar las cosas pero lo que hizo fue darle, a la ONAGI, autonomía y duplicó su presupuesto.

 

La señora Nadine Heredia, presidenta del Partido Nacionalista, ha tenido tiempo -durante el estallido de este escándalo- para dar una comentada entrevista en la revista COSAS, tomarse fotos, escribir y enviar cartas notariales, y llamar a presionar y hasta lanzar tuits porque la misma le resultó “incómoda”, pero guarda silencio cuando se trata de aclarar los beneficios ilegales que recibe su partido en medio, además, del anuncio de su gira a nivel nacional. El señor presidente, por su parte, señala con ironía, que el está para hablar de “temas trascendentes”. Les recordamos a ambos que el mal uso de recursos públicos es de la mayor importancia y que bien harían en separar a quienes dan tan mal ejemplo.

 

Por: Alfonso Baella Herrera

Publicado por Expreso 7.5.14

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Google Buzz
  • LinkedIn
  • Tumblr
  • Yahoo! Bookmarks
  • E-Mail

Leave a Reply