¿Para qué está usted ministro?


Los ministros son los encargados de dirigir el proceso de planeamiento 
estratégico sectorial, determinar objetivos, aprobar planes de 
actuación y asignar recursos para su cumplimiento. Además tienen un 
rol político porque representan al presidente de la república y 
refrendan sus decisiones. Es decir, un ministro tiene un papel
 preponderante en el desempeño sectorial porque imprime su sello, su  
personalidad y su experiencia pero también desnuda sus carencias, 
debilidades y limitaciones.

 

A principios de este mes el Congresista del PPC, Juan Carlos Eguren,
 presentó un informe parlamentario denominado “Ranking de  Avance de 
Ejecución de Inversiones del Sector Público, Año Fiscal 2012,  III
 Trimestre” (http://www.congreso.gob.pe/congresista/2011/jceguren/ranking3erTrimestre.pdf).
 En el se consigna que, a 3 meses de fin de año,  el gobierno sólo ha 
gastado el 34.7% del monto presupuestado para el 2012 pero lo 
dramático es que las carteras del Interior, a cargo de Wilfredo
Pedraza, y Defensa, a cargo de Pedro Cateriano, apenas superan un dígito con 12.4 y 12.5 por ciento, respectivamente.

 

Es inconcebible que, en circunstancias en las que la población percibe
 mayoritariamente un rebrote senderista en todo el país, estos dos
 ministerios encargados de velar por la seguridad, el orden y la
 defensa muestren cifras tan insólitas. Sorprende aún más cuando vemos 
una escalada de atentados en el VRAEM sin que haya una respuesta 
política que devuelva a la opinión la sensación de que estamos en el 
camino correcto, derrotando al enemigo y no abandonando territorios.
 ¿Es posible que sólo se haya gastado la décima parte del presupuesto 
asignado? ¿No es urgente ejecutarlo? ¿Sabe esto el presidente de la
república?

 

Cateriano y Pedraza, por lo menos, le deben serias explicaciones no al 
Primer Ministro Jiménez, que seguro buscará la forma de justificar 
tamaña incompetencia, sino a los ciudadanos que no vemos ni oímos
 planes sino declaraciones aberrantes o intentos absurdos de echarle la
 culpa al pasado por el terror de enfrentar el presente. El Gobierno de
 Ollanta Humala cumplirá pronto la tercera parte de su mandato
 constitucional y creo que a nadie -salvo a algunos ministros que
 resultan a la luz de los hechos de una ineptitud supina- le importa a estas alturas cuándo comenzó Sendero o culpa de qué gobierno es el
 terrorismo.

 

El Gobierno fue elegido para resolver los problemas no 
para que sus miembros nos cuenten el origen de los mismos.

 Los ministros no son historiadores ni novelistas; están para crear y
 ejecutar políticas, liderar sectores, generar unidad en torno a
 objetivos, promover el diálogo, buscar consensos, y sobre todo, ayudar
 al presidente y no complicarlo abriendo más frentes innecesarios con 
la oposición.  Ser ministro de estado no es un título nobiliario ni
 una oportunidad para hacer currículum. O se viene a servir con 
humildad y eficiencia o la pregunta es bien simple: ¿Para qué está 
usted ministro?

 

Alfonso Baella Herrera

@alfonsobaella

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Google Buzz
  • LinkedIn
  • Tumblr
  • Yahoo! Bookmarks
  • E-Mail

Leave a Reply