Presidente: ¿Cómo detener la caída

Algunas mediciones señalan que ha perdido poco y otras mucho. Todas coinciden en que la caída es continua y que no parece haber forma de detenerla. Lo concreto es que, al décimo mes, pierde puntos y cae por errores en el manejo de varios frentes y además por una inexistente estrategia comunicacional en la que brilla, por un lado, su ausencia,y , por el otro, la locuacidad de la Primera Dama.

 

Quizá la mejor manera de intentar detener la caída es hacer un cambio de timón para el que todavía le queda aire y credibilidad.

 

Aquí, cinco acciones que pueden ayudarle a usted, Presidente:

 

Primero: Cambie a su equipo, porque a estas alturas Valdés no proyecta la imagen política que requiere el Gobierno para avanzar y terminar con los conflictos sociales. Si los conflictos continúan expandiéndose podemos entrar en trompo. No se le ocurra poner de Primer Ministro a algún “mudo” porque eso sólo en lugar de ayudar hundirá su gobierno, y al país, definitivamente.

 

Segundo: Ponga una idea por delante, es decir, vuelva a su palabra clave: Inclusión, y atice la dicotomía con la exclusión. La inclusión es algo realmente poderoso pero no le ha sacado aún millaje. Si pierde ese concepto y no lo convierte en una acción política potente no tendrá de qué agarrarse.

 

Tercero: Comunique, no hable sino comunique lo que hace; y ordene que todos sus ministros hagan lo mismo. Resérvese para usted lo más importante pero haga que todos comuniquen lo que están haciendo. No puede seguir mudo porque eso genera varias sensaciones: a. Que no hace nada b. Que está ocupado en otros asuntos (robando) c. Que no sabe qué hacer d. Que tiene miedo e. Que no es un líder.

 

Cuarto: Reconozca que está aprendiendo,  reconocer los problemas lo humaniza y permitirá que la gente sienta cercanía con usted. Nadie nace sabiendo pero convierta esa “debilidad” en una “oportunidad”. Póngase del lado de la gente y manifiéstese sorprendido por ejemplo, por la ineficiencia del Estado, por el papel sacrificado de la policía, por la creatividad de los peruanos, etc. Viaje a provincias y recorra parajes y pueblos pequeños, y sobre todo hable con la gente.

 

Quinto: Lidere, es decir, enfrente con decisión a los enemigos del progreso y de la democracia, como Goyo y cía., pero con ideas, no sólo con represión. Eso que dijo ayer “A las protestas contestamos con propuestas” hágalo realidad a la velocidad de un rayo pero explíquelo; no lo deje en una frase y menos en un tuit.

 

Nuestro país tiene una enorme oportunidad de avanzar pero requerimos liderazgo explícito, claro y contundente. No autoritarismo, menos abuso. Proyecte visión e inspiración. Ayúdenos a soñar que ese Perú que todos, todos queremos, sí podemos conseguirlo. Quedan más de cuatro años y no dude que hay muchos peruanos que queremos que usted termine su Gobierno con el mayor éxito, porque será el de todos los peruanos.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Google Buzz
  • LinkedIn
  • Tumblr
  • Yahoo! Bookmarks
  • E-Mail

Leave a Reply