PRESIONES PARA EL SILENCIO

Cecilia Valenzuela, la periodista – propietaria del canal independiente de cable Willax TV- que denunció el ilegal resguardo en Batallón Libres de Trujillo hace más de un mes, acudió la semana pasada al Congreso de la República citada por la comisión investigadora. Sin embargo lo que dijo Valenzuela al terminar su visita -fuera de la comisión- fue mucho más preocupante que lo que dijo dentro. “Sí, hay desgraciadamente presiones y vamos a ver cuánto podemos resistir. Los periodistas no importa dónde estemos, lo importante es tener la garra y las ganas de seguir haciendo nuestro trabajo”. Pocas horas después el primer ministro César Villanueva señaló: “No tiene que haber ningún tipo de presión a ningún medio de comunicación, bajo ninguna forma, cuando se establecen denuncias. Eso sería limitar la libertad de prensa y lo que necesitamos es más libertad de prensa”.

 

Lo cierto es que el periodismo independiente incomoda a los gobiernos autoritarios. Las “acciones” para hincar, morder y presionar son un patrón bien conocido en países cuyos gobiernos buscan ocultar, distraer y confundir a la opinión pública. Allí donde hay libertad para criticar y dónde hay redes sociales libres hay mayores niveles de transparencia y vigilancia. Por eso el periodismo de investigación y el periodismo ciudadano son pilares en una democracia sana.

 

Pero hoy las presiones no son como antaño. Antes iba la policía, cerraban el medio y metían preso al director o lo deportaban. Hoy es más sutil pero acaso más eficaz. Hoy día el poder corrupto se vale de otras mañas. A veces levantan el teléfono para amenazar a un auspiciador cuyos pagos representan el oxígeno para seguir en el aire, o presionan a un banco para cancelar una línea de crédito o de sobregiro. O llega una carta coactiva de la SUNAT o hacen una fiscalización “sorpresiva”, o aparece, “de repente”, el ministerio de trabajo o Indecopi o vaya Dios a saber quién exigiendo perentoriamente precisamente lo imposible . El mensaje es bien sencillo: si sigues investigando, si sigues molestando y si no te alineas, te irá mal.

 

El presidente hizo una insólita declaración el día Lunes: “La televisión tiene que generar valores. ¿Hasta que punto la televisión debe ser sólo negocio, para simplemente poner el tema del rating como la principal bandera y poner cualquier cosa aprovechando el morbo y la humillación de la gente?”. Es curioso lo que declara el primer mandatario. Y es todavía más curioso cuando comprobamos que cada día se nota más el contraste con su primer ministro. Humala declara A y Villanueva B. El primero cierra el diálogo y el segundo busca abrirlo. El presidente parece acorralado y el primer ministro luce convocante. Uno es un militar fungiendo de político y otro un político tratando de poner orden en el gobierno. La dicotomía es su ADN y cada día el presidente es percibido como alejándose más del hombre de a pie.

 

No son ya sólo las encuestas las que lo señalan; son sus acciones, los temas que escoge para declarar y , en suma, la orfandad política en la que se le ve. Quizá necesite más a Nadine, a Favre o quizá ni con ellos pueda retomar la iniciativa perdida. Y en medio de todo, las presiones existen y hacen las cosas más difíciles e inaceptables.

 

Por: Alfonso Baella Herrera

Publicado en Expreso el 18.12.13

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Google Buzz
  • LinkedIn
  • Tumblr
  • Yahoo! Bookmarks
  • E-Mail

Leave a Reply